En un mundo cada vez más globalizado, el Bitcoin, así como toda la familia de las criptomonedas, representan gran cantidad de ventajas para los usuarios. Al pagar con este tipo de moneda, no se paga tarifa alguna a los bancos, y las operaciones son más seguras. Además, es posible hacer transacciones a cualquier parte del planeta.

Aunque es innegable que utilizar el Bitcoin supone también algunos problemas. Esto se debe sobre todo a la naturaleza de ésta, que no son tangibles a nivel material. También influye el hecho de que su uso en el comercio dista mucho aún de estar generalizado.

Las posibilidades para pagar en Bitcoins aún son demasiado pocas

Los expertos apuntan a que incluso en aquellos comercios en los que se puede pagar con esta criptomoneda, las operaciones que se pueden realizar con ella son aún muy limitadas. En un mercado ocupado en gran medida por tipos muy concretos de negocios, como las tiendas chinas online, el Bitcoin aún tiene mucho camino que recorrer.

Estos especialistas señalan también a que las 710 divisas digitales en existencia utilizan protocolos y carteras diferentes, siendo casi imposible unificarlas todas de forma nativa. Algo que, esperan, se corrija con las CPS Card.

La CPS Card prácticamente ya está aquí

La ventaja de la tarjeta de débito es que se puede utilizar en todo tipo de cajeros automáticos o de negocios que sean compatibles con la Visa, ya que la CPS Card incorpora esta tecnología. Esta tarjeta permite que se depositen unidades de gran cantidad de criptomonedas en una cuenta unificada.

Se espera que con esta tarjeta se puedan realizar compras en divisas en comercios digitales, sean de dropshipping, jumshipping o cualquier otro modelo de venta. También se prevé que se pueda cambiar Bitcoins o Altcoins por otras monedas físicas, y poder así retirar dinero en efectivo de forma instantánea y desde cualquier lugar.

En busca de una reducción de normas

Los expertos apuntan a que aunque en principio no habrá que presentar ningún documento KYC (know your customer, o “conozca a su cliente” en castellano) para tramitar este tipo de tarjeta, sí habrá algunas normas respecto a las operaciones que podrán hacerse con la misma. No obstante, este nuevo sistema pretende fomentar e incrementar el uso del Bitcoin, así como de todo el sistema de criptodivisas.

Entre las características de un emprendedor no se encuentra precisamente querer complicar las cosas a los clientes. Es por ello que los usuarios que no presenten los documentos KYC en principio podrán hacer el mismo uso de la CPS Card que aquellos que sí lo hagan.

Lo que ocurre es que, a diferencia de los anteriores, estos sólo podrán operar en una cantidad equivalente a nivel digital de 2.500 dólares de Estados Unidos, o 2.000 libras esterlinas. Todo ello hasta que la documentación se presente a la empresa correspondiente.