Si usted está por realizar un viaje, ya sea por trabajo o de vacaciones, es muy importante hacerlo acompañado de medios de pagos alternativos al dinero en efectivo.

Cheques de viajero, tarjeta de débito o tarjeta de crédito son alternativas que se deben evaluar, y consultar antes de realizar el viaje, porque hay países que obligan a declarar los fondos que lleva consigo para solventar sus gastos en el destino elegido.

Estados Unidos y Europa, suelen requerir justificar en sus aeropuertos el importe que disponemos para gastar diariamente en sus ciudades, y por eso, además de los dolares o los euros que llevemos en efectivo, es fundamental llevar tarjetas para afrontar improvistos, o para financiar las compras realizadas.

Promociones, descuentos imperdibles pueden ser buenos motivos para llevar tarjetas, pero también es recomendable ante acontecimientos desagradables como enfermedad, robos, o pérdidas porque pueden sacarnos de más de un aprieto financiero.

Además, si pagamos nuestro viaje con la tarjeta, podremos utilizar el seguro de viajero asociado a la misma en caso de diferentes siniestros que pueden sacarnos airosos de un hecho desafortunado.

También es aconsejable utilizar la tarjeta en el exterior, porque muchas veces, el tipo de cambio que nos hacen por las compras es mejor que el que podemos conseguir en una casa de cambios en el país donde estaremos de visita, y lo pagaremos al regreso, dejando el efectivo para compras más pequeñas, pago de propinas o para tener de reserva si en algún sitio, nos exigen pagar en efectivo.

Sin embargo, es bueno llevar un presupuesto de los gastos que vamos realizando, para no excedernos en los gastos.

Si lleva sus tarjetas a otro país es bueno algunas recomendaciones como tener a mano los teléfonos de asistencia bancarios, de emergencias ante robo o pérdida, y ante todo, informar a la compañía emisora de los plásticos, el país y el lapso que permanecerá de viaje.

Averigue los cajeros automáticos pertenecientes a su red bancario, donde cobran menos comisiones. En general, la comisión por disposiciones de efectivo en el extranjero se encuentra por sobre los tres dólares.

Por último, evite llevar todas sus tarjetas y todo su efectivo en la misma cartera, porque ante algún acontecimiento desafortunado, debemos conservar algo y no perder todo en un mismo acto. Muchos, utilizan bolsitas de tela que pueda ajustar a su cinturón para llevar su dinero y tarjetas en áreas concurridas.