El refinanciamiento de un crédito es terminar con un préstamo y, al mismo tiempo, adquirir otro de largo plazo que cubra el pago total de tus deudas, y así solamente te quedes con uno para pagar.

Las ventajas que tiene el refinanciamiento del crédito son:

  • Bajas tasa de interés en comparación con el préstamo anterior
  • Contarás con un plan de pagos más accesible y a largo plazo
  • Reducción de los intereses en el pago mensual
  • Reducción de los pagos que se efectúan a treinta días

Esta solución se ofrece a los clientes usuarios de tarjetas de crédito que no tienen la solvencia suficiente para realizar sus pagos, debido a que han gastado más de lo que tienen.

Existen Instituciones Financieras y Bancarias que te ofrecen una tarjeta de crédito en la cual puedes unificar tus deudas.

Un ejemplo muy claro es la tarjeta Santander Light. Esta tarjeta cuenta con una de las tasas más bajas en el mercado, sin embargo para otorgártela se sigue con los requisitos de las demás tarjetas.

En realidad el refinanciamiento del crédito es un crédito revolvente, lo cual quiere decir que cobra interés sobre interés y el plazo para pagar esta deuda es de una semana muy poco tiempo.

El lado positivo de que se junten todas las dudas en una sola es que se dejan de pagar anualidades de las tarjetas liquidadas.

Si tuviste problemas financieros con tu tarjeta y logras salir de ellos, cancela de inmediato tus tarjetas.

Algunos otros bancos te dan plazos fijos de 6 a 48 meses, pero esto dependerá de la cantidad que se deba.

Al realizar el refinanciamiento del crédito es necesario que aumentes un porcentaje más al que requieras como mínimo, con esto lograrás pagar los intereses y avanzar en el pago de tu deuda.

Busca más información en todos los bancos existentes en tu localidad y revisa cual es el refinanciamiento que más te convenga.