Las tarjetas de débito cada vez son más utilizadas por las personas debido a que muchos mexicanos van perdiendo el miedo que tienen de los fraudes que se pueden hacer con ellas, pero son la manera más fácil y segura de utilizar tu dinero sin llevarlo en efectivo.

Para empezar las tarjetas de débito son tarjetas bancarias de plástico, con una banda magnética en el reverso, que es la que guarda toda la información sobre los datos de acceso y el saldo de dinero que dispone el titular en su cuenta bancaria.

Es decir, las tarjetas de débito son un medio de pago a partir del dinero que una persona tiene en su cuenta y cuando ésta se quede sin saldo, no podrás utilizarla hasta que tenga saldo nuevamente, porque no es una compra a crédito.

Por lo tanto, en este tipo de tarjeta el dinero que se usa es el que se toma a débito del que el titular dispone en su cuenta de ahorro bancaria y no el que le presta el banco como ocurre con las tarjetas de crédito. Algunos bancos realizan acuerdos con sus clientes para permitirles extraer dinero en descubierto, generando un préstamo con sus respectivos intereses. Tenga en cuenta las comisiones que cobran las instituciones para elegir una u otra opción.

Su cuota anual es más barata que la de una tarjeta de crédito o incluso resulta gratuita, por ejemplo cuando se trata de una cuenta de nomina.

Beneficios de las tarjetas de débito

  • Conveniencia y seguridad del pago, por lo cual no tienes que llevar grandes cantidades de efectivo
  • Te ofrece amplia aceptación en comercios y las puedes utilizar en cualquier parte del mundo
  • Hace tus pagos más fáciles y rápidos
  • Permite cargar menos efectivo y realizar compras sin costos extras
  • Se accede a cajeros automáticos para retiros.

Algunas recomendaciones

Si bien para obtener una tarjeta de débito solo se requiere acudir a una sucursal bancaria y abrir una cuenta de ahorro, para el uso del débito es necesario depositar dinero o acreditar el salario o los ingresos de las personas, para contar con fondos para realizar pagos o retirar dinero en los cajeros.

Recuerde llevar una identificación oficial vigente, comprobante de domicilio, así como llenar una solicitud, firmar el contrato y depositar en una cuenta una cantidad mínima.

Por lo tanto, es recomendable realizar las compras con este medio de pago, a fin de reducir el uso del efectivo, tomando algunas precauciones como no dar a conocer el Número de Identificación Personal (NIP) y sugirió memorizarlo para evitar anotarlo.

Además, en caso de pérdida o robo, es importante que lo notifique de inmediato a la institución para que den de baja el plástico y se eviten fraudes. También, sepa que es primordial firmar el plástico al momento de recibirlo y nunca firme comprobantes de pago en blanco ni recibir ayuda de extraños en cajeros automáticos.